El absentismo laboral y el absentismo psicológico 2.0

Una de las máximas preocupaciones de los Jefes ha sido siempre el absentismo de los trabajadores en su empresa.
Yo entiendo que es un problema, pero creo una vez más que es un problema mal enfocado y equivocado en su esencia.
El absentismo del trabajador no es bueno, pero el error está en pensar que el absentismo más preocupante es el físico. Este ha sido siempre el dolor de cabeza de los jefes; pero a mi juicio el peor absentismo y el más peligroso para la empresa es el absentismo psicológico. Y me explico:
La inmensa mayoría de jefes lo que quieren es que estés físicamente en la empresa, es decir, que te pases allí sentado tus ocho horas, independientemente de lo que hagas. Con eso ya son felices porque te pagan para que vayas a trabajar; y les sienta muy mal que no vayas. Pero lo cierto es que luego les importa muy poco tu rendimiento, les importa aún menos las horas “reales” que trabajes, y les importa nada como te sientas en tu trabajo.
Y no se dan cuenta de que un trabajador puede estar físicamente sentado en su puesto de trabajo durante ocho horas, y estar “ausente”, “psicológicamente ausente”, las ocho horas o siete o seis.
Este es el absentismo que realmente debiera preocuparles, el hecho de que un trabajador de su empresa esté sentado en su silla, pero mentalmente o anímicamente esté a cientos de Km de su puesto de trabajo. Pero la pregunta es: ¿Porque se preocupan tanto por el absentismo físico y no se preocupan nada por el psicológico? pues la respuesta es bastante sencilla, controlar el absentismo físico es muy fácil, solo con llamar al de RRHH y preguntarle quien ha venido hoy y quien no está resuelto el tema; pero amigo ¿qué tendría que hacer para controlar el absentismo psicológico? pues algo tan “difícil” como bajar de su púlpito de jefe, salir del despacho y hablar con sus trabajadores, preguntarles si están a gusto; si tienen algún problema personal que les preocupe o si se sienten desmotivados por alguna razón.
Pero eso no lo van a hacer, y no lo van a hacer porque supondría utilizar la inteligencia emocional, y eso es algo que muchos desconocen y otros muchos conocen pero no tienen las más mínima intención de ponerla en práctica.
¿Qué es lo que les interesa a la mayoría de los jefes? que ocupes tu silla, si luego estás pensando en el problema que tiene tu madre, o tu mujer o tu hijo, o si estás desmotivado porque llevas años sin recibir una sola palabra de aliento o de reconocimiento, o si estás absolutamente quemado porque no tienen un proyecto de carrera en la empresa para ti, o porque tienes que hacer mil cosas diferentes además de aquello para lo que te contrataron, eso da igual.

Pero hay una excepción dentro del absentismo psicológico que ese si les preocupa mucho a los jefes, que es el provocado por las redes sociales; lo que yo llamo el absentismo 2.0. Es decir, un empleado puede perder todas las horas del mundo en leer los periódicos on line, en buscar viajes para irse de vacaciones, en aprenderse de memoria la clasificación de la liga de fútbol, eso da igual porque como está sentado en su silla no pasa nada; ahora bien si esas horas las “pierde” entrando en las redes sociales sea para lo que sea entonces ¡¡se encienden todas las alarmas!!

Pero este absentismo 2.0 tendría una solución también fácil para mi pero muy difícil para los jefes; la solución sería tan simple como dedicar un tiempo de formación para los empleados en el uso correcto de las redes sociales en el trabajo.

Si hicieran esto, probablemente los tres tipos de absentismo de los que he hablado en este post: el físico, el psicológico y el 2.0 descenderían bastante en porcentaje por la simple razón de que los empleados se sentirían más seguros, mejor tratados, más motivados, y con más confianza para tratar sus temas, sin necesidad de esconderse como si estuvieran haciendo algo malo o teniendo que pasarse las horas sentado en su silla con la mente en otro sitio.

Pero como ahora llega la Navidad y no quería dejaros con un amargo sabor de boca, me ha venido a la memoria una película que todos los años cuando yo era pequeño ponían por estas fechas, y que los que seáis de mi quinta recordáreis que es “Que bello es vivir” . Y de esta pelicula os dejo este vídeo en el que al protagonista James Stewart se le aparece su Angel de la guarda Clarence ASC (angel de segunda clase) porque el pobre aún no ha conseguido las alas. A ver si de esta forma cunde el ejemplo y a muchos empleados se les aparece también su Angel de la guarda y le ayuda a conseguir las alas……

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s