Los 6 pilares de tu búsqueda de empleo

¿Ahora qué hago? ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo enfoco mi búsqueda?  

Son algunas de las preguntas más comunes que se hace una persona cuando pierde su puesto de trabajo. En la mayoría de los casos, pasados unos días o semanas, se genera una sensación de vacío profesional que nos lleva hasta dudar de nuestras capacidades reales y hacia donde debemos orientar nuestras fuerzas. No es extraño oír, cuando le preguntas a un alumno de un taller de empleo sobre sus objetivos profesionales: “No los tengo muy claros, no se hacia donde dirigirme”.

Lo cierto es que no existen formulas maravillosas en este intrincado camino de la búsqueda de empleo. No hay estrategias que te lleven de forma infalible al empleo deseado en el menor tiempo posible, lo que para uno es una pérdida de tiempo para otro ha significado la consecución de su objetivo. Incluso aquello que disponen de un atractivo currículum, deben esforzarse para presentarse de forma que su talento se lea entre las líneas de su perfil en LinkedIn.

Ni siquiera las personas que llevan más tiempo buscando una nueva oportunidad profesional tienen más clara su estrategia, ni su forma de dirigirse de nuevo al mercado laboral: “Con qué mensaje si ya lo he intentado todo, nada ha funcionado”, suele ser una frase de los mal llamados “Parados de larga duración”.

Escrito lo escrito, parece que el titulo del post no está muy alineado con lo dicho ;-)) Puede ser… aunque lo cierto es que no se trata de 6 aspectos, claves o trucos que te vayan a dar resultado dentro de 1 mes, 23 días, 6 horas y 3 minutos… más bien el desarrollo de estos 6 puntos de apoyo te permitirán ayudar a pensar que puedes hacer… bien sea porque acabas de entrar en el mundo de los buscadores o porque ya llevas en él varios meses.

La Persona
Primer fundamento de todo lo que quieras hacer. Fundamento esencial para definir tus objetivos personales y profesionales. Hacerte preguntas sobre: cuál ha sido tu trayectoria profesional, que logros has alcanzado, en que proyectos has participado, con quien has trabajado, donde, cual era tu papel en los equipos de trabajo en los que estuviste, como fue y es tu relación con las personas que te rodean, que piensan los demás de ti (antiguos compañeros, amigos y familia), que conocimientos y habilidades tienes… ¡En que eres bueno!  

La Profesión
Tienes una formación que te ha llevado a un determinado desempeño, y/o una experiencia que has adquirido en el desarrollo de tu vida laboral. Ambas cosas, unidas al desarrollo de tus habilidades y competencias, han dejado delante de ti un mapa profesional que puede estar indicando las áreas donde puedes mostrar tu talento y ser útil en el mercado laboral, no cierres tu futuro a una sola opción, pero no abras en exceso tus posibilidades, debes ser bueno en algo, no en todo.

El Contenido
¿Qué puedes aportar? Responder a esta pregunta nos aclarará las posibilidades que tenemos como profesionales para ofrecer al mercado, para diferenciarnos, siendo coherente con en discurso que se apoyará en la persona y la profesión. Si no eres capaz de generar contenidos en una primera fase, no te preocupes, aprende y comparte lo generado por las personas que sean referentes en tu campo. Con el tiempo te sentirás capaz de generar tus propios contenidos.

La Posición
¿En qué lugar estás ahora? ¿Dónde quieres llegar? Debes ser consciente de cuál es tu posición de partida, donde están las personas de referencia en tu profesión y por supuesto donde quieres llegar: ¡Cuál es tu objetivo! Debes recorrer un camino, cuanto antes conozcas su trazado mejor. Buscar y luchar por tu posición será lo que poco a poco te dará confianza en ti mismo y en tus posibilidades. Posicionarte en las Redes Sociales, en Internet, puede ser de mucha ayuda.

La Promoción
¿Cómo vas a conseguir tus objetivos? ¿Qué herramientas usaras? ¿Cómo usaras las herramientas seleccionadas? ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a invertir? Construye una estrategia de comunicación. No dudes que tu visibilidad depende del nivel de exposición que apliques en tu estrategia. Cuanto más visible seas más posibilidades tendrás de posicionarte y difundir tu contenido. Aquí puedes perder el tiempo alimentando tu ego y olvidando tus objetivos, no caigas en esa trampa, fija pequeñas tareas que te lleven a pequeños avances, sin querer convertirte en un “viral” que triunfa en las redes.

El Público
¿A quién te diriges? Es fundamental que no falles en el destinatario de tu mensaje, piensa que no eres el centro del mundo y que no todos pueden estar interesados en lo que propones. Dirigir tu mensaje a las personas apropiadas, no es cuestión de cantidad sino de calidad de los contactos. Las redes sociales nos pueden ayudar, pero no olvides el mundo real: “El Networking”. Esta parte de tu estrategia te dará las claves del éxito, si consigues mantener una “conversación” interesante, generarás poco a poco un público que con el tiempo te acompañara y seguirá. Si te estás equivocando de público, verás cómo esto no ocurre.

Como hemos dicho al principio, nada te garantiza un futuro prometedor excepto dos cosas: Esfuerzo y trabajo. Si estás dispuesto a invertir en ti ¿Por qué no empezar por los cimientos?

¿Nos cuentas tu experiencia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s