El futuro del empleado, el empleado del futuro

Tras llevar más de 10 años en el mundo de los RRHH, he podido asistir a una verdadera revolución que se ha fraguado en estos últimos años en lo que al concepto del empleado se refiere.

De hecho, creo que la la parte más importante de esta revolución está todavía por llegar aunque ya se empiezan a atisbar ciertos indicios de por dónde van a discurrir estos cambios.

Que la crisis económica ha arrasado con el concepto de trabajo tal y como lo concebimos actualmente es una realidad.

Es por ello que pienso que el concepto de empleado tal y como lo hemos conocido hasta hace poco tiempo va a sufrir un cambio radical en los próximos años y que básicamente se van a centrar en los siguientes aspectos:

  • Bye bye empleado fijo, hola empleado por proyectos: los empleos fijos van a terminar siendo una especie en vías de extinción. Las empresas tienen la necesidad de ajustar sus estructuras a las necesidades organizativas, y éstas son cada vez más impredecibles y poco planificadas. Ese hecho va a hacer que empiecen a sugir empleados que se vinculen a las empresas por un tiempo determinado y por proyectos concretos, de tal manera que a la finalización de éstos dejarán de estar vincluados a la empresa. Y todo ello sin que suponga un drama no seguir vincluado a la empresa. Al final se normalizará el que los empleados entren y salgan de las empresas en función de los proyectos. Por supuesto eso significará un reto importante para los Departamentos de RRHH que necesitaremos gestionar de forma adecuada el compromiso y la vinculación de estas personas mientras dure el proyecto así como la colaboración con el resto de los empleados.
  • Empleado conectado versus empleado desconectado: las redes sociales se convertirán en algo habitual en las empresas hasta el punto de que las redes sociales corporativas sustituirán a los actuales medios de comunicación, como el email, ya que facilitarán el intercambio de conocimientos y la interacción entre todos los miembros de la organizaión. Las empresas empezarán a ser conscientes de las ventajas de las redes sociales, y buscarán empleados  que tengan  actividad en las mismas  para que puedan aportar aire fresco e ideas nuevas a la empresa.
  • El empleado y su marca personal: los empleados empezarán a ser cada vez más conscientes de la importancia de su propia marca personal y de una adecuada gestión de la misma. Eso implica que, tanto si los empleados están vincluados a una empresa por proyectos como si forman parte de la estructura de ésta,  realizarán una gestión proactiva de su marca personal,trabajando de forma activa en la difusión de la misma.

DSCF8231

  • Nuevos empleados para nuevos empleos: si tenemos en cuenta que hasta hace 5 años había empleos que ni siquiera sabíamos que podían existir, como desarrollador IOS o Android, es fácilmente entendible que dentro de unos pocos años aparecerán nuevos empleos que hoy por hoy no podemos ni imaginar.  Evidentemente es imposible prever qué tipo de empleos surgirán a 5 años vista pero sí podemos anticipar que tendrán que ver con la tecnología y las redes sociales. Es por ello que el manejo de las redes sociales resultará crucial.
  • Empleado polivalente y flexible: al empleado del futuro se le pedirá que sea polivalente, que domine varias áreas y no sólo las de su especialidad. Eso implica que muchos de nosotros necesitaremos ampliar nuestros conocimientos para poder conocer diferentes áreas de la empresa. Se acabaron los “reinos de taifas” y empezaremos a hablar de “comunidades” dentro de las empresas donde la palabra habitual será “compartir”. La flexibilidad será algo habitual y los empleados necesitaremos ser capaces de adaptarnos a las necesidades de las empresas.
  • La formación será responsabilidad de cada uno de nosotros: las empresas seguirán inviertiendo en formación pero eso no quita para que los empleados asumanos de forma directa la resposabilidad de estar actualizados en nuestra área de conocimiento. Dado el volumen de información existente en la red resultará impensable que los empleados no las utilicemos para actualizar y poner al día nuestros conocimientos. Es lo que se denomina EPA(entorno personal de aprendizaje).
  • Empleados Emocionalmente Inteligentes:  en estos entornos tan cambiantes y a la vez, poco predecibles, será necesario que los empleados tengamos altos niveles de inteligencia emocional que nos permitan responder de forma efectiva a los desafios laborales. A pesar de la importancia de las redes sociales y la tecnología, las personas serán el centro de las políticas de las empresas. “Ocúpate de tus empleados que ya se ocuparon ellos de tus resultados” podría ser el leit-motiv de las empresas  del futuro. Y eso implica atender a la parte emocional  de las personas. A los empleados se les pedirá que sean capaces de empatizar con clientes, proveedores, compañeros, colaboradores….. y además que realicen una adecuada gestión de sus emociones.

¿Crees que es ciencia-ficción? quizás esté más próximo de lo que nos pensamos.

Autor:

Compartido por:
Sol Muñoz Bañuls

 

Fuente: http://isabeliglesiasalvarez.com/2014/02/17/el-futuro-del-empleado-el-empleado-del-futuro/

Anuncios

Un comentario en “El futuro del empleado, el empleado del futuro

  1. Mi reflexión de los anteriores puntos, que no por ser llegar a ser ciertos me agradan son:

    -> Bye bye empleado fijo, hola relación mercantil entre empresas (empleados autónomos).
    Así, los empleados nuevos no serán un grupo de presión, tendrán menos afiliación, que ya se
    encargarán las empresas de siempre de tener su lobby empresarial.
    ->El empleado y debería hacer valer su marca personal, no cederla a la empresa.
    -> Empleado polivalente y flexible, que aguante lo que le echen.
    -> La formación será responsabilidad de cada uno de nosotros: las empresas no pagarán la formación. Y
    dudo que quieran pagar por la formación que se trae.
    -> Empleados Emocionalmente Inteligentes: A los empleados se les pedirá que sean capaces de
    empatizar con clientes, proveedores, compañeros, colaboradores….. y además que realicen una
    adecuada gestión de sus emociones. Vamos, que siempre sonrían aunque los estén fastidiando.
    -> Pienso que por qué los recursos humanos no son también autónomos, no meros correveidiles de las
    modas de la dirección de la empresa.

    UN MUNDO FELIZ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s